La Nueva Agenda Urbana se pagará por si sola

Es la hora de enfatizar la implementación, dice el jefe de la conferencia Hábitat III.

Kudryashka/Shutterstock

Al margen de la reunión temática de Hábitat III sobre la financiación de la Nueva Agenda Urbana, el Secretario General de Hábitat III, Joan Clos, se sentó con Greg Scruggs de Citiscope para discutir sobre cómo este proceso ha llegado en un momento clave.

Gran parte de la energía y el debate ha sido y seguirá siendo centrada en los cuatro días a mediados de octubre cuando decenas de miles de delegados arribarán a Quito para discutir a fondo los detalles de la Nueva Agenda Urbana. No obstante, cada vez más, los procesos oficiales y no oficiales están procurando, para el día después de Hábitat III, dar forma a los aspectos prácticos de cómo implementar la estrategia que será decidida en la capital ecuatoriana.

Esta entrevista ha sido levemente editada con la finalidad de reducir su extensión e intentar aportar mayor claridad. Una traducción al inglés está disponible aquí.

Citiscope: En primer lugar, ¿por qué deberíamos cambiar el sistema actual del financiamiento del desarrollo urbano para implementar la Nueva Agenda Urbana?

Joan Clos: Porque hemos detectado los últimos años una situación generalizada en donde los municipios generalmente no tienen suficientes recursos para hacer frente a las necesidades de la urbanización. Seguramente hay una tendencia donde poco a poco se ha ido dejando de lado a la urbanización - a la financiación municipal, y esto está generando problemas relativamente importantes en muchas ciudades.

¿Y cuáles agentes financieros deben estar a la mesa y abrir sus bolsillos, así que la Nueva Agenda Urbana sea un éxito?

Bueno básicamente el problema de la financiación municipal es un problema político, no es tanto problema financiero como problema de redistribución de los recursos ¿no? La ciudad, y la urbanización en general, por sí misma genera valor y por lo tanto lo que se trata es de cómo distribuir este valor y tomar las decisiones pertinentes para que parte de esta redistribución de valor sea destinada a la urbanización precisamente porque - para no poner en cuestión una fuente de recursos que es la urbanización ¿no? Yo creo que no atender suficientemente a la financiación urbana es una mala decisión política, porque se pone en cuestión un instrumento de producción de valor que es la ciudad.

¿Y más o menos cuanto va a costar para implementar la Nueva Agenda Urbana?

No, no hay cifras porque dependerá de cómo se vaya desarrollando la urbanización ¿no? A mí no me preocupa lo que va a costar, porque es mucho más lo que la nueva urbanización va a generar como fuente de valor. Y por lo tanto, lo que va a costar siempre será menos que el valor generado. Y como será bastante menos que el valor generado al final, insisto, es una decisión política de cómo se atiende a las demandas financieras de la urbanización.

En su opinión, ¿el sector privado es una presencia obligatoria para el éxito de la Nueva Agenda Urbana? En caso de que sí, ¿donde están aquí porque en la agenda no hay muchos participantes?

El sector privado evidentemente tiene una importancia muy relevante en el proceso de la urbanización y porque tienen capacidad de inversión, sin esto no es — ya afortunadamente no se debate, no está en cuestión. Lo que sí debe quedar claro de todas maneras es que el sector privado no tiene ni la vocación ni la capacidad de sustituir al sector público en lo que consiste la planificación urbana, el diseño urbano.

El sector privado hace muy bien en su actividad y de una forma muy eficiente pues atendiendo las opciones del mercado en todos los - muchos aspectos, pero en cambio lo que el sector privado no esté preparado - no está preparado para hacer ni tiene los instrumentos para hacer es el diseño urbano. Y aquí sucede - aquí emerge uno de los problemas actuales de la urbanización donde en muchos casos la capacidad del diseño urbano, de la planificación urbana, en el sector público se ha ido disminuyendo y esta disminución de la capacidad de planificación lleva a una mala planificación urbana. Y esta mala planificación urbana tiene una - un aspecto inesperado.

La mala planificación urbana destruye el valor. Y por lo tanto es una mala decisión económica, no invertir en la capacidad de diseñar bien a la ciudad es un error económico, entre estas cosas.

¿Los nuevos marcos de financiamiento hechos por los Objetivos del Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de Paris sobre clima parecen una oportunidad importante para el financiamiento de urbanización sostenible?

Bueno, mi visión al respecto, insisto, es que lo fundamental que hay que comprender en este caso, en un caso de la urbanización, es que la urbanización genera valor ella misma. Y genera valor ex novo, desde cero. Es decir, crea valor. Y por lo tanto el problema de la financiación urbana es estrictamente un problema de asignación adecuada de recursos. No es un problema de falta de recursos, sino que es un problema de asignación adecuada de recursos. De hecho, todos sabemos que mucha gente hace mucho dinero con negocios urbanísticos. Todo el mundo conoce a gente que se ha hecho millonaria a base de gestionar actividades urbanísticas. Por lo tanto, en el caso de la financiación urbanística, a diferencia de otros aspectos, lo que es importante es la decisión política de cómo redistribuir el valor generado por la urbanización.

¿Y cómo han reaccionado los países en desarrollo a su llamado por movilizar fuentes endógenas para generar valor?

Esto es el nuevo paradigma de la Nueva Agenda Urbana que proponemos para Hábitat III: que se comprenda que la urbanización es un instrumento para el desarrollo, es un instrumento que crea valor. Y crea valor en relación a la calidad de la urbanización. A más calidad urbana, más valor generado.

Y el problema de la calidad urbana no es un problema de costes sino que es un problema de diseño. Y este es un nuevo cambio de paradigma que es una - que es un cambio radical porque, en fin, hay una cierta incredulidad, o cuesta entender estos nuevos conceptos, ¿no?

¿Pero, los países en desarrollo, ellos comprenden?

Bueno yo creo que sí, que empiezan a entenderse los fenómenos positivos de la urbanización de cara al crecimiento. De hecho, algunos países están basando su crecimiento ahora ya en la urbanización. Sobretodo la urbanización va - cada vez es más relevante en términos económicos, porque la calidad o la estructura económica de la sociedad moderna donde se va pasando del sector primario al sector secundario, a la industrialización, y del sector secundario al sector terciario, en esta evolución económica, cada vez la ciudad, la urbanización es más estratégica. Porque es en la ciudad donde crecen estos nuevos valores económicos asociados al valor añadido, ¿no? Por lo tanto, aquí hay una nueva - hay un nuevo enfoque sobre la urbanización que es radicalmente distinto hasta - con relación a lo que habíamos visto para ahora. Hasta ahora, se había considerado los costos, el dinero impuesto en la urbanización como un coste neto, y yo creo que hay que cambiar radicalmente la concepción y hay que entenderlo como una inversión. Es una inversión de futuro que va a generar nueva rentas.

Y por lo tanto, el sistema financiero moderno permite financiar un esquema de estos, un esquema donde lo que el diseño que hoy haces va a generar rentas futuras. Por lo tanto, no hay problema en el sentido conceptual, de estructurar una buena organización urbanística — una buena financiación urbana.

¿Ha visto la primera versión del documento de la Asamblea General de Asociados?

Sí.

Así ¿qué es su opinión sobre esta visión de la implementación de la Nueva Agenda Urbana del mundo post-Quito?

Yo creo que, dado la relevancia y la prioridad de los temas de la urbanización en todos los aspectos, desde la sostenibilidad hasta la convivencia y la equidad, el énfasis en la implementación es lo que ahora conviene, es lo que toca. Estamos en esta fase del desarrollo histórico, ¿no? Ya no tenemos suficiente con declaraciones de principios, hay que poner en práctica estos principios.

En termino de sus propuestas específicas, como un Grupo Intergubernamental de Expertos sobre la Urbanización Sostenible o un Comité de Consejo de la ONU sobre Urbanización Sostenible, ¿estas son las ideas que usted quiere ver?

Bueno yo creo son ideas que los partners [asociados] ponen encima de la mesa, y a partir de las próximas semanas se va a abrir un debate entre los partners y los miembros de la Asamblea General, es decir los estados miembros, donde estos temas se van a empezar a hablar. Al final, quién va a tomar la decisión, evidentemente estamos en Naciones Unidas, va a ser la asamblea de naciones. Pero yo creo que la voz autorizada, digamos, y competente de los partners va a ser escuchada y va a ser muy tenida en cuenta.

Hablando de los estados miembros, ¿hasta ahora cuál es su evaluación del interés de los estados miembros de sobre el proceso de Hábitat III? ¿Y dónde hay margen para mejoría?

Hay un interés creciente, yo creo, en la urbanización y esto se demuestra porque ya desde el Rio+20 y luego en COP21, y luego en la Agenda 2030 se ve claramente que esto, que la urbanización, es un aspecto muy relevante en el futuro del desarrollo. Sí, que el desarrollo, y la calidad del desarrollo, está muy relacionado con la calidad de la urbanización, y esto es nuevo porque la urbanización hasta ahora no se había asociado al desarrollo.

Se había asociado a la equidad, al derecho a la ciudad y a otros aspectos, todos ellos muy nobles ¿no? Pero lo que ahora emerge en un momento donde hay problemas de desarrollo, desde la crisis del 2008 - desde la crisis del 2008 hay un estancamiento económico relativamente importante de la economía global y por lo tanto hay un aumento del paro ¿no? – del desempleo, y por lo tanto hay un nuevo interés en estudiar cómo se puede salir de esta situación. Incluso en algunos momentos se habla de depresión ¿no? Es decir, crecimiento negativo del producto, se habla pues de una crisis demográfica, etcétera. Todo esto, claro, en un contexto de urbanización acelerada da un nuevo papel a la ciudad. Introduce una nueva necesidad de mirar a la urbanización con mucha atención.

Y específicamente la India y la China, ¿dónde están ellos, las grandes potencias de urbanización, en el proceso de Hábitat III?

La China está muy avanzada, ha hecho ya un gran esfuerzo de urbanización y el informe del estado de la nación – ¿no? – presentada por el Presidente Li en las últimas semanas, ha vuelto a proponerse la mejora de la urbanización de 200 millones más de ciudadanos chinos: 100 de inmigración rural-urbana y 100 más en reconocimiento de las mejores condiciones de los actuales residentes urbanos.

Por lo tanto, en China hay una política muy, muy estructurada y muy, muy — yo diría que experimentada — ya, donde se ha visto y se ha comprendido la interrelación entre urbanización y desarrollo, y también algunos riesgos si no se tiene en cuenta pues los aspectos ambientales y otros. En la India es diferente. En la India, la estructura política es descentralizada, tiene la toma de decisiones — es también muy descentralizada, y por lo tanto la urbanización india tiene una naturaleza totalmente diferente de la china, ¿no? Desde su aspecto político y jurídico. Y esto va a demostrar, y se va a ver, y podremos contemplar una urbanización que será diferente de la china, será mucho más diversa, y veremos cómo se desarrolla. Ahora, el gobierno chino — perdón, indio — y su presidente, su primer ministro, también han puesto como objetivo la creación de 100 ciudades nuevas, y se espera una urbanización al menos de 100 o 200 millones más de ciudadanos. Por lo tanto, tan solo entre China y la India, ya vamos a tener una urbanización a corto plazo de 400 millones de habitantes. Es decir, no hace falta mencionar más cosas. Ya se ve que la urbanización está en el punto de mira de las estrategias de crecimiento.

¿Había algo sorprendente en el proceso hacia Hábitat III?

Sí, lo que es curioso y muy interesante a nivel intelectual es el cambio de paradigma y cómo la gente rápidamente se está sumando a este cambio de paradigma: la urbanización como instrumento de desarrollo. Esto es totalmente nuevo y está siendo como una especie de nueva visión urbanística. Se abren los ojos a toda una nueva posibilidad de alternativas que no habían sido consideradas hasta ahora ¿no?

Hay muchas maneras de medir éxito en el proceso rumbo a Hábitat III y la Nueva Agenda Urbana. ¿Cómo definiría el éxito usted?

Yo creo si se cambian - si triunfa una nueva visión de la urbanización que hace que se empiecen a tomar decisiones efectivas para mejorar la urbanización, para mi este es el éxito más inmediato, ¿no? y más importante, y el que afecta a los ciudadanos, es decir, lo que se transforma en valor y prosperidad para los ciudadanos ¿no? Y yo creo que esto se va a ver rápidamente. Y para mí esto constituiría el éxito: que dentro de cinco años tuviésemos pues unas nuevas formas de hacer, tanto en la renovación de las ciudades existentes como en la creación o extensión de las ciudades que tienen que crecer, de tal manera que la urbanización y la ciudad vuelva a ser este instrumento utópico, digamos, de creación de igualdad ante la diversidad, ¿no? Y que pueda ser al fin un triunfo civilizatorio porque en la ciudad, en la urbanización, se han creado, pues, muchos de los valores cosmopolitas que hoy entendemos como los que dan dignidad y bienestar a la vida de los ciudadanos y ciudadanas.

Stay up to date on all Habitat III news! Sign up for Citiscope’s weekly newsletter here.

Get Citiscope’s email newsletter on local solutions to global goals.

Back to top

More from Citiscope

Latest Commentary

Joan Clos

Joan Clos is executive director of the United Nations Human Settlements Programme (UN-Habitat) and general-secretary of the United Nations Conference on Housing and Sustainable Urban Development (Habitat III).